Pólipos en el cuello del útero

pólipos cuello del útero

Pólipos en el cuello del útero. La presencia de pólipos en el cuello del útero es muy común, y raramente se asocia con malignidad.

Es frecuente descubrirlos al realizar una citología en la revisión ginecológica. Si es así, el ginecólogo lo extirpa en el mismo momento sin anestesia, si el tamaño no es excesivamente grande, y lo manda analizar.

En el caso de una mujer embarazada no se suelen extirpar, ya que la parte de la vagina y del cuello del útero está más vascularizada, y al extirparlos sangran más y pueden dar lugar a una hemorragia.

Los pólipos no interfieren con que el parto se desarrolle normalmente y se pueda parir vía vaginal.

Después del parto, tras la revisión de la cuarentena, se pueden extirpar si es que no han desaparecido, cosa probable, ya que a veces se necrosan y se expulsan sin que la mujer se dé cuenta.

Si se sangra después de mantener relaciones sexuales hay que acudir a la visita con el ginecólogo para que descarte pólipos en el cuello del útero u otras enfermedades.

0 comentarios:

Me interesa tu opinión...