Movimientos fetales


Los movimientos fetales en las mujeres embarazadas de su primer hijo se comienzan a percibir sobre las 18-20 semanas de gestación, mientras que en las embarazadas a partir del segundo hijo se comienzan a notar antes, sobre las 16-18 semanas de gestación.

Al principio, estos movimientos son muy suaves, pero a medida a que el embarazo evoluciona, se notan mucho más, incluso a veces pueden llegar a ser molestos.

Los movimientos fetales nos dan información del bienestar del feto y son muy positivos. La percepción de movimientos fetales en la exploración abdominal se puede comenzar a observar a partir de las 20 semanas de gestación. Su ausencia es motivo de consulta urgente.

La disminución o ausencia de movimientos fetales es un signo de sospecha de sufrimiento fetal. Puede tratarse de un sufrimiento fetal real o puede ser un periodo de reposo más o menos prolongado.

En embarazos de riesgo elevado, puede iniciarse el control a partir de las 26-27 semanas de gestación. Se elige un momento del día en que la embarazada disponga de tiempo suficiente, preferente a la misma hora todos los días.

Como realizar esta valoración:

La gestante se coloca en posición cómoda, sentada y con las manos apoyadas en el abdomen. Si no apoya las manos es posible que pasen desapercibidos los movimientos. Se cuentan los movimientos del feto que se producen en una hora.

Valoración:

5 o más movimientos se considera normal. Menos de 5 se considera sospecha de malestar fetal. En ese caso hay que acudir al hospital inmediatamente.

0 comentarios:

Me interesa tu opinión...